Guardería y Primera Gripe!

Hay tanto que contar que han pasado y voy atrasada en Noticias!!!

Comenzando con que nos mudamos!!! Ya no estamos en la ciudad más turística de México, Miguel está comenzando un negocio de artículos de publicidad y vamos día a día esforzándonos mucho.

Camila ya tiene 6 meses, comenzó con su alimentación, la primera comida que probo fue….

Manzana!!!

y hasta ahora debo decir que me sorprende la manera en que le gusta todo lo que come, no tuvo ningún problema probando sus papillas por primera vez lo cual es bastante tranquilizador.

Toda la semana pasada falto a la guardería porque tuvo su primera gripe, le dio bastante fuerte, escucharla con sus ataques de tos en las noches era doloroso, fueron como dos noches en que casi no dormimos revisándola, también comenzó a llorar como cuando estaba recién nacida, super agudo porque estaba afónica, pero a mami le dio mucho más fuerte, llego un punto en que me estaba dando conjuntivitis por la enfermedad, pero todo pasa y ahora Camila tose poco y yo toso un poco más pero mucho mejor, pensamos que a Camila le afectaría el haber faltado tanto a la guardería y el primer día de esta semana que fue nos hizo un puchero mirándonos como si la abandonáramos pero todo estuvo bien, al parecer casi no lloro y se porto tan encantadora como siempre.

14725748_10154482111910498_4526912357412424773_n

Hace un tiempo yo estaba sola en casa y a Camila le dio su primera fiebre, el recuerdo se mantendrá siempre en mi ya que tuve que salir corriendo con ella, con el vestido que me puse al revés y con la pijama aun debajo del vestido, posiblemente en la clínica pensaron que estaba loca pero espero, espero que lo que hayan pensado es que soy una mamá primeriza que enloqueció al ver 38°C en el termómetro.

¿Cómo fueron las primeras enfermedades de sus pequeños? Esperemos que nada grave.

Saludos!!

firma

Anuncios

Im Back!

Después de un buen tiempo sin escribir, estoy aquí de nuevo, muchas cosas han pasado, Camila ya tiene casi los seis meses, estamos por comenzar con su ablactación, nos mudamos de ciudad y estoy trabajando en otra empresa, Camila entro a la guardería y parece que se adaptó a la perfección en todo.

¿Por qué no había escrito?

Simple, después de los cambios viene un periodo de adaptación, un periodo en el que ves tus horarios, te acostumbras al lugar y a la nueva rutina, enfrentas dificultades, te preparas y sigues adelante.

Espero, a partir de ahora, poder escribir una vez a la semana, sobretodo porque viene una etapa que me encanta y es que Camila comience con la comida.

Les mando un gran  beso a todos los que me leen.

firma

No a las madres Abnegadas

En el poco tiempo que llevo siendo mama, me he dado cuenta que hay un tema del que siempre las mamas parecen estar hablando, Las quejas.

No me malinterpreten, me he quejado, tal vez no tan a voz alta pero lo he hecho para mí, de que me siento a veces atrapada, de que estoy a veces entre dos bandos y no se cual tomar, de muchas situaciones que estoy pasando, y si, siento ese cambio hormonal que me hace sentir más de lo que debería las cosas y pienso que nadie me comprende la mayoría del tiempo, pero más allá de todo eso debo admitir que soy feliz.

Ahora es el día de las madres en México, un día donde caminas por las tiendas y acomodan los “regalos” para esos seres que nos dieron la vida, regalos que casi siempre son artículos de cocina o de casa como una plancha (¿es en serio?) y bueno, siendo este mi primer día de las madres me puse a pensar en cómo lo estoy tomando, que es lo que siento en estos momentos o como lo sobrellevo, así que quise escribir esta entrada con un lema bastante claro.

¡Basta de ser las Abnegadas Madres!

Por todos lados leo los sacrificios que se hacen, lo que se sufre, lo que se deja de lado, quejas que esconden más quejas y puede ser que siga sensible pero en realidad me molesta un poco leer todo eso, Solo leo o escucho cosas sobre que casi no se duerme, que nadie paga el trabajo de casa, que no saben a lo que una renuncia cuando es mamá, que muchas sacrificaron su trabajo por estar con los hijos, y estoy de acuerdo a que muchas de esas quejas son riendo y en tono de broma, pero la gran mayoría habla muy en serio y creo que esos mismos comentarios pueden afectar a sus hijos.

Vivimos en una era donde las mujeres quieren tener igualdad en muchos sentidos ¿pero aun quieren seguir siendo las madres abnegadas? ¿Ser vistas como víctimas que sufren día a día solo porque tomaron la decisión de ser mamá? Porque si, es una decisión y soy feliz de haberla tomado día a día.

La maternidad tiene días buenos y días malos, igual que la vida, no todo puede ser blanco o negro, los hijos no pueden ser perfectos como los pintan las revistas, tú no puedes ser perfecta como lo pintan las películas, pero creo que todo se trata en que es lo que das y cómo te sientes tú al respecto, No tienes por qué decir en todos lados y a todo el mundo que tu trabajas más que aquellas que salen al trabajo 8 horas como esperando que te feliciten o tengan piedad de ti, cuando tu mayor recompensa la tienes cuando tus hijos sonríen o te abrazan o cuando volteas y ves tu casa ordenada, no tienes que quejarte diciendo que sacrificaste tu trabajo, dinero, figura por tus hijos cuando no es un sacrificio pues ganaste algo muchísimo mejor, no permitas que tus hijos crean que están aquí a costa de tu sufrimiento, sacrificios y abnegación, ellos deben saber que están aquí porque los querías y los amas, ellos son tu mejor recompensa.

Así que felicidades mamis, a todas, a aquellas que viven día a día sabiendo que todo esto es maravilloso, a aquellas que ven lo que dejaron o lo que pasan solo como un momento y que la felicidad es aún más plena, que las ganancias son mayores, a las mamis solas o acompañadas, a aquellas mamis que trabajan en casa, o las que salen a trabajar, a las que amamantan y las que no pudieron, las que tienen 1, 2, 3 o más hijos suyos o adoptados, a las que perdieron a su ángel, a los papas solteros que también se merecen ser llamados mamis y a todas que disfrutan esta etapa llena de contrastes y matices llamada maternidad.

firma

Compendio de concursos 10 de mayo!

Aquí les dejo una lista de varios concursos por el 10 de mayo! apúrense que ya es mañana!!!

Trivia: Ultrabook Lenovo Yoga 3 Pro

Cafetera Prima Latte

cofre secreto Vicky Form

Pavilion x36

Zapatos Michel Domit

Viaje a Rep. Dominicana

Dije Mom & Son de Joyerías Bizzarro

Productos Grisi

Masajeador facial

Spa

Productos Avene

Viaje en globo

El secreto de mamá.

Spa Desértika

JeepFootwear botas

Productos maja

monitor Graco y un kit de cremas Palmer’s

Taurus México

un mes calzoncitos entrenadores Baby Pants

Bolso Cloe

firma

 

Crónica de los 20 días

No sé cómo comenzar con este post, hay tantas emociones encontradas que no tengo idea de por dónde empezar, lo que si se es que ahora respeto más a todas las mamis allá afuera, sobre todo las que se ven envueltas en situaciones más complicadas a la hora de la crianza, llámese enfermedades, gemelos y un sinfín de cosas.

Llevo 20 días con mi pequeña en casa, y soy la persona más feliz del mundo, a veces cuando la veo y miro además lo que tengo conmigo, pienso que no podría llegar a ser más feliz y después Camila hace una carita nueva o algo simple que para mí es bastante y veo que mi felicidad simplemente va cambiando y los momentos y recuerdos van quedando.

Los primeros días fueron difíciles, una piensa porque te mandan sola a tu casa, deberían de haberte dado los números de expertos en lactancia, niñeras, enfermeras y todo lo que en el hospital había porque no sabes cómo vas a lidiar con todo, sin contar que tenía dolor por la operación, además de traer conmigo una sonda gracias a que hubo un problema en la cesárea y cortaron un poco de mi vejiga en el proceso, causaron que mis movimientos fueran casi nulos, el dolor de espalda por la raquea hacia que amamantar fuera un suplicio y sentía que nadie me entendía, las hormonas al parecer las traía algo alborotadas y simplemente lloraba por todo, quería sentirme bien, atender a mi hija, caminar, ser yo misma, y el dolor y la sonda me lo impedían.

Después de esos días comencé a sentirme mejor, tuve la visita de mis tíos que vinieron desde muy lejos a conocer a su sobrina nieta, y entre muchos regalos para ella y ayuda me sentí mejor, además mis papas y ellos salieron de paseo así que tuve unos días en casa para mi Hija y Miguel que vinieron muy bien, me sentía de lo mejor y estaba a punto de que me quitaran la sonda. Por fin el día llego, fui y la retiraron todo estaba genial, podía caminar bien, podía levantarme y atendía con más movilidad a Camila, pero esa noche, sentí un dolor de nuevo en el riñón que me mando al hospital.

¿Saben lo que es ser madre primeriza, que tu nena tenga 15 días de nacida y tener que estar lejos de ella internada? Les contesto, es lo peor que se puedan imaginar, cada día en el hospital lloraba no por dolor, sino porque extrañaba a mi hija, su olor, su boca y sus manitas, nunca sabes lo mucho que puedes llegar a amar a alguien hasta que tienes a un hijo. Por fin Salí del hospital y volví a casa, y debo decir que hasta ahora me siento bastante bien.

Volviendo a Camila, cosas que he aprendido de ella:

  • Odia los Baños: No importa cuántas veces la hemos bañado, su llanto cuando ocurre siempre es el mismo.
  • Cuando llora, se “priva”: Nos ha dado unos grandes sustos por esta razón, cada vez que llora su cuerpo se pone rojo y simplemente se “priva” por unos momentos, es realmente tenebroso cuando ocurre.
  • Llora por todo: Soy mamá primeriza, así que no tengo idea de si sea normal, pero Camila literalmente, llora por todo, cuando toma su tetita y ella misma la suelta comienza a llorar, cuando alguien la carga llora, cuando la dejas en la cuna/porta bebé/bambineto llora, tiene un carácter bastante fuerte y lo hace notar.
  • Cuando se está quedando dormida, sonríe…siempre lo hace y es precioso.
  • Es muy despierta: levanta levemente la cabeza, voltea a ver a todos, sigue voces, se ha girado ella sola, se mueve como si tuviera más edad y simplemente creo que no es consciente de los días de nacida que tiene.
  • Le gusta que su papi le truene la boca en la pancita: lo hacía cuando yo estaba embarazada, supongo lo recuerda.

He aprendido el mejor consejo que puedes tener cuando eres mama primeriza “SI TU HIJO ESTA DURMIENDO, DUERME TAMBIEN” de verdad, podría parecer de risa, o quizá digas que no tienes sueño o puedes estar un rato en la computadora, pero no! Cuando sean las 3 de la mañana y tu bebe no te deja dormir, abras deseado haberlo hecho ese momento cuando él estuvo lleno.

Tengo suerte, mi mama ayuda mucho en casa (más allá de que a veces desesperan un poco los comentarios o consejos que dice) también Miguel ha hecho muy bien sus deberes, cuando yo amamanto el saca el aire y arrulla, así somos un equipo y podemos dormir un poco más, hemos salido ya a varios lugares, clínicas a consulta y también a comer y a la plaza, y Camila mientras está dormida se ha portado muy bien, solo espero que esos momentos de lloriqueos sin sentido pasen, porque cada día está más cerca el día en que tenga que volver al trabajo, y pensar en que se quede así, llorando por su tetita, estresada, me causa mucha angustia hoy en día.

Lo que si es cierto es que no sabemos jamás lo que nos espera, podremos leer muchos libros, blogs, escuchar experiencias, pero ninguna se acerca moderadamente a lo que se siente y se vive, pero si me repito cada día: Soy Mamá! Y con eso toda la tristeza o desesperación se borra.

¿Alguna tiene un consejo para una madre primeriza? ¿Para los niños pequeños berrinchudos? ¿Para cómo sobrellevar el volver al trabajo?

firma

 

Dormi! una app para vigilar al bebe

En esta ocasión les traigo un consejito que me encontré mientras buscaba varias cosas en la web, ya saben, estando de ociosa.

Mi casa no es muy grande, así que un monitor para cuidar a Camila mientras dormía no era necesario, pero a veces cuando está durmiendo la dejamos en la cuna y nosotros aprovechamos para comer, con eso nos vimos en la tarea de que tal vez un monitor si era necesario.

Como ya les había contado en el post sobre la Cuna, me gusta buscar la manera de ahorrar en ciertas cosas, y tenemos que admitir que un monitor no es barato, y los que son solo radios agarran interferencia con lo que sea, así que buscando encontré una app para el teléfono que se llama Dormi.

 

dormi_logo_en

¿Qué es lo que hace?

Pues además de tener una interfaz mega minimalista que hace que me guste, Dormi convierte tu celular o Tablet Android en un monitor, se necesitan dos aparatos (nosotros usamos nuestros teléfonos celulares) uno funciona como cámara y grabadora y el otro es el receptor, así que puedes dejar fácilmente uno arriba de la cuna, recargado a un lado o apuntando con la cámara a tu bebe y el otro celular captara esa señal, así de fácil, y no es necesario estar dentro de la app, porque el teléfono receptor automáticamente tiene una alarma para que aunque estés en otra app, o haciendo llamadas, te avise si hay ruido en la habitación del bebe y así puedas entrar a la cámara a vigilar como esta.

dormi-1

Una super buena opción para aquellos que necesitan en su momento un monitor para su bebe, los dos dispositivos se conectan mediante wifi o mediante  WiFi Hotspot si es que no tienen Internet, así que ¡No hay excusas!

Link de descarga a PlayStore

Me cuentan como les fue con la aplicación!! Saludos.

firma

Cosas que aprendí del seguro Social

Cosas que aprendí del seguro Social

  1. Se amable, muchas veces escuchamos cosas sobre el seguro, en un 99% cosas malas y la gente ya acude con tensión y esperando lo peor, pero es sorprendente lo que una sonrisa y un “gracias” pueden cambiar las cosas, lo cortés no quita lo valiente.
  2. Lleva mucha ropa de frío para tu bebe y si puedes hasta para ti, parece que no tienen suficientes enfermos y quieren mas.
  3. No lleves zapatos muy caros, son suficientes unas chanclas de hule.
  4. No olvides cepillo de dientes, shampoo y una toalla!
  5. ¿Ya dije que seas amable?
  6. Pregunta que es lo que te están poniendo en el suero, por lo regular te lo dicen por regla pero por si acaso mejor revisa bien y fíjate los tiempos en que lo hacen para que no haya errores.
  7. Lleva una pantaleta! la mas fea, rota, grande, matapasiones que encuentres, porque después del parto sangraras, mucho! y solo traer toalla sanitaria es horrible.
  8.  Con lo de las toallas sanitarias, ellos te dan unas grandes y la verdad bien absorbentes, yo use las de ellos, pero si no quieres te recomiendo mejor las de incontinencia urinaria en vez de las de menstruación porque te vas a sentir mucho mas segura.
  9. Se amable
  10. Lleva un libro, revista o algo, porque los días se hacen eternos!
  11. Si quieres algo y una enfermera te dice que no puede, pregúntaselo a todas, siempre hay alguna que es mas complaciente y linda que otras 😀
  12. Di TODO lo que sientas, no solo porque ya quieras ir a casa ocultes algún malestar, porque luego así suceden las “negligencias medicas”
  13. Lee la información que te den, es muy importante y así no te pasara como a mi que me asustaba por cosas que eran normales XD
  14. Platica con tus compañeras de cuarto, de verdad, hará que el tiempo vaya mas rápido, si estas sola un momento y debes levantarte que le eche un ojo al bebe o hasta hará que te des cuenta que tus problemas no son tan graves como tu creías.
  15. Se amable, esto es muy importante, perdón que lo repita, pero cuando salgas de labor a las 12 de la noche y no hayas comido en todo el día, y una enfermera vaya a buscarte un sandwich para ti, lo agradecerás, así como cuando te dan todas las facilidades para que estés feliz.

Se que tenemos mucho que aprender de sistemas de salud de primer mundo, pero en parte pienso que hay que agradecer lo que tenemos que en realidad nos beneficia, espero que les sirva un poco mi lista, no es muy grande pero son cosas que aprendí de estar ahí dentro.

¿Tienen algún otro consejo?

Reconciliandome con la Lactancia

Quiero decirles a todas esas madres que han tenido o tienen problemas al comenzar la lactancia. ¡Lo siento! A veces las mujeres podemos juzgar, podemos decir muchas cosas y pensar que no se hace lo suficiente, que se debería de hacer más, pero no te pones a pensar que las cosas no les funcionan iguales a todos. Yo juzgue, era de las que decía que si una mamá no daba leche materna era por falta de información y perseverancia, como si eso fuera directamente culpa de la mami, y no lo es.

Cuando mi beba nació yo ya tenía varios días dándome masaje para que la leche bajara, aunque jamás vi nada salir pensaba que eso ayudaría mucho, después de la cesárea  te obligan a que tu bebe mame por primera vez como a los 15 min de nacido, las enfermeras te dan un rápido masaje (que te duele hasta el alma) viendo si sale leche, y en mi caso…nada.

Ese informe lo pasan a las otras enfermeras y te obligan a que tu bebe succione media hora en cada tetita para que comience a estimular la producción de leche, pero aquí viene el sentimiento horrible… cuando es el primer día de nacido de tu bebe y tú no tienes con que alimentarlo.

Trate, me dolían los pechos, volvía a tratar, pegaba a mi hija y no salía nada, sentía mis pechos duros pero nada salía de ellos, y el sentimiento de no poder darle lo mejor a tu bebe, de que los pechos que son creados para amamantar no funcionen, de que tu bebe pase hambre es horrible y desesperante, las enfermeras y pediatra me decían que lo pegara, que ya vería que bajaría la leche en pocos días, y mientras le dieron a mi nena formula, pero en mi mente yo solo pensaba “No, yo quiero que ella beba calostro, que tenga lactancia materna única, así no debieron de suceder las cosas” te bombardean por todos lados con información de lactancia materna en el plano de que si no lo haces eres una mala madre, que DEBES hacerlo, así que te sientes sin poder, buena para nada e inservible, llore en la noche, sentía que no servía como mama y apenas era mi primer día.

Después del segundo día, la leche comenzó a salir de poco, cuando ya estaba en casa, quizá era la presión del hospital, la tensión de estar ahí adentro encerrada, no lo sé, pero yo había comprado un bote de formula ya y volví a intentar y “sorpresa” ahí estaba mi leche saliendo, pegue a mi bebe y comenzó a tomar, la sensación fue de completa felicidad, ahora tuve que sacarme leche con un tiraleche porque de un seno salió tanta que mi nena se atragantaba, sobra decir que el bote de leche que compre jamás lo abrí.

Así que lo siento mamis que no han podido cumplir su objetivo de amamantar, siento haberlas juzgado en base a todo lo que se dice sobre la lactancia, porque no es culpa de ustedes, es culpa de la poca información que se da, todo lo que leo es “leche materna única hasta los 6 meses, y complementada hasta los 2 años o más” pero en ningún lado veo que peguen a sus bebes al seno para producir leche media hora en cada uno cada que él bebe va a comer y tener paciencia en eso, no veo las enfermedades que permiten amamantar aunque se tomen medicinas o se requiera cuidados y muchas madres mencionan como negativa a dar pecho, no veo a la mano información sobre que la leche que produces es la que necesita tu bebe, que no necesita ayudas de formula porque tú la ves poca, que el calostro siempre será poquito y es suficiente o que no importa si tus senos son pequeños, tus pezones planos, tienes implantes, sufres mastitis, también puedes hacerlo, solo veo ataques pero no información a la mano, también es culpa de que las mamás nos juzguemos mutuamente y nos haga tensarnos en esos temas, sigo en pie de que son muy pocos los casos en que no se puede amamantar, pero sé que ustedes mamis que no lo hacen por cualquier motivo, no lo están pasando bien, y es doloroso y comprendo su dolor.

Les dejo la página de la Liga de la leche en Español y el blog de México, Mamis, confiemos en nuestro cuerpo, nuestro templo, consultemos dos, tres, cuatro médicos, parteras, enfermeras, especialistas, escuelas de leche si no estamos seguras. Una mami informada vale por dos, y si aun así no puedes amamantar, no te sientas mal, eres la mejor mamá del mundo para esa personita que tienes, ¿sabes porque? Porque eres la única.

La Liga de La Leche

La Liga de la Leche de México

Enfermedades incompatibles con la lactancia

firma

¡¡Nueva Mamá!! o ¿como sobreviví al Imss?

¡Tengo noticias! Oficialmente ya soy Mamá de una hermosa nena. Camila, perfecta con 9 de apgar peso de 2.850kg y 50 cm.

Este post quiero compartirles mi felicidad, pero también la historia de cómo es que Camila llego a mi vida, a las 38 semanas.

Tengo un servicio de gastos médicos mayores gracias al lugar donde trabajo, pero no quise hacer uso de el por dos razones.

  • El costo, aunque te regresen el dinero después, es muy alto en los hospitales privados, y solo incluyen paquetes de nacimiento básicos, quiero decir, solamente 1 día hospitalario si es parto natural, dos si es cesárea, nada de cosas extras etc.
  • Sufro de un problema congénito en las vías urinarias que me afecta los riñones, por lo cual más valía prevenir que lamentar el hecho de que me tenía que quedar más tiempo en un hospital, o en todo caso, necesitar de aparatos que en los particulares en su mayoría no cuenta.

Tienen que saber algo, sabia los riesgos en cuanto decidí embarazarme, Miguel los conocía también, así que tomamos nuestras precauciones, sabiendo obviamente, que este sería nuestro único intento y también nuestro único bebe, mi cuerpo no soportaría otro embarazo. Pero bueno vayamos al grano.

¡EL SEGURO SOCIAL! (inserte truenos, sonidos de piano tenebrosos y rayos) Ampliamente conocido en México como el peor lugar de atención médica, el peor en servicios y un gran etc. de cosas que se escuchan como: Cuándo naces en el seguro ya ganaste una batalla a la muerte o de aquí a que te atiendan o te curaste o te moriste.

Tengo que admitir que todas esas cosas me pusieron muy nerviosa, no quería recuperarme ahí, me rehusaba por el miedo que sentía, jamás me había ido a parar a un imss hasta que necesite en estos momentos así que no tenía ni idea de que esperar. Uno de los males principales al pasar por esto es que siendo trabajadora debo de comenzar a llevar todo el control de embarazo en el seguro para que me den la incapacidad laboral, me alivie o no en él, así que ahí comenzaron los tramites.

Llegue al seguro sabiendo nada de qué hacer, como dirigirme o con quien hablar, primero entre a la página de internet y desde ahí cambie mi clínica a la más cercana a la casa, imprimí un comprobante con mi número de seguro social y llegue a pedir mi “cita de control de embarazo” mi sorpresa fue que me dijeron que necesitaba una cartilla, y yo bien ingenua preguntando –sí, claro que sí, ¿en dónde la pido? – la señorita me vio con cara de “cosita ingenua” y me explico que tenía que llegar a las 7 de la mañana con acta de nacimiento, curp, una foto infantil, comprobante de domicilio y mi número de seguridad social, total, al día siguiente fui y tarde menos de 10 min en que me la dieran.

Después de eso comenzaron las citas de embarazo, la doctora que me atendió la verdad al principio fue medio mala, típicas preguntas de ¿está embarazada? Si, ¿Cómo sabe? Me hice varias pruebas, ¿las traes? No sabía que tenía que traerlas… Pues como quiere que yo confirme que si lo está, necesito esas pruebas, es obvio, usted podría estar mintiendo… a ver a ver a ver… en primera no me hable así, en segunda, no tengo porque mentir al venir aquí a decir que lo estoy y en tercera debería de orientar porque es la primera vez que vengo aquí, no regañar… después de una cara de ¿esta que se trae? Por fin comenzó a tratarme bien, ok, entiendo que tratan con gente que muchas veces es bien pesada, pero no todos somos iguales. Después de ese incidente las demás consultas todas perfectas, ella muy amable, me mando a hacer ultrasonido, estudios, pasar a trabajo social, con el nutriólogo, dentista, a ponerme vacunas etc. y todos ahí, TODOS se portaron súper bien, desde la secretaria que me daba mis citas, hasta los otros trabajadores, debo admitir que todo esto sirvió para que yo me convenciera de tener ahí a mi beba, me dio un poco de tranquilidad notar que el trato no fue tan malo.

Una vez fui a las citas que marcaba y tenía mi fecha de incapacidad, me mandaron a la clínica de Ginecopediatria #7 a seguir con el control. Ahí la atención fue aún mejor, me dieron mi cita a ginecología y con las enfermeras a llevar control y explicación del embarazo, desde el primer momento me mandaron a hacer más laboratorios y ultrasonidos, y jamás espere más de 30 min para pasar a mi consulta o para hacer algún trámite, cada vez me quedaba más sorprendida del trato de seguro social. Hasta te hacen un recorrido por las instalaciones y te explican que es lo que se debe de hacer.

Después de esto, vino el primer susto de mi embarazo, 34 semanas y yo con contracciones, fui a dar a urgencias donde me mandaron internada 3 días, tenía una infección de vías urinarias muy fuerte que me causo una amenaza de parto prematura, además de que mis riñones ya comenzaban a tener el peso del embarazo. Fueron tres días de entrar y salir al área de labor, ver la frecuencia cardiaca de Camila y ponerme los maduradores por si ella decidía llegar antes.

Al final no llego antes y me dieron de alta y tengo que decir, la comida muy rica, las enfermeras amables (hubo una vez que Salí del área de labor a las 12 de la noche y la enfermera corrió a la cocina y me llevo un sándwich porque no había comido en todo el día) solo una que otra medio seria, pero las demás súper lindas.

4 semanas después y luego de otro ultrasonido, otras citas más y laboratorios fui a consulta con la ginecóloga, eso fue este lunes, reviso mi historial y los resultados de laboratorios y me dijo que yo tenía que ser trasladada con el urólogo y nefrólogo, iba a mandarme y llamo a su jefe y este le dijo que no tenía caso, que la cita me la iban a dar después de dar a luz y la preocupación era ahora, que si había inconveniente en que me internaran y así hacer los estudios de inmediato, tenían miedo de que tuviera daño permanente en mis riñones más allá del que ya tengo por supuesto que dije que no había problema, despinte mis uñas en la sala de espera y me pasaron directamente a hare de labor a las 8 de la mañana.

Unas horas después, checaron el ritmo cardiaco de mi nena, estaba bajo, no sé si fueron mis nervios, que no sabía que era lo que pasaría, pero rompí la fuente y no me di cuenta, mi nena tenía el ritmo cardiaco por sufrimiento fetal, la doctora sin pensarlo me dijo que iba a tener que operar por cesárea de emergencia, así que casi a las 4 de la tarde yo estaba entrando a quirófano. Les dije que tenían en sus manos al tesoro más grande de mi vida, y que era lo más importante, al  anestesiólogo y el médico residente son unas persona que desde ahora le digo gracias, mientas me ponían la anestesia en la columna me estaban haciendo platica para que no pensara en el dolor y me sujetaban para que no me moviera, pusieron hasta música y yo solo lloraba de nervios, me calmaron y siguieron hablando conmigo, de corazón, gracias.

Mi nena salió a las 4:07 del lunes, la pesaron e inmediatamente me la pusieron cerca para que pudiera besarla y saludarla, fue el mejor momento de mi vida, después vino el área de recuperación donde en ningún momento la separaron de mí, siempre estaba a mi lado y la llevaban a donde yo fuera, las enfermeras súper lindas con ella, siempre al pendiente, por desgracia por mí misma enfermedad, ya tenía varias operaciones, así que al momento de abrir para sacar a mi hija tuvieron que cortar 1cm de vejiga que estaba pegada a una capa de la piel por causa de las operaciones pasadas, así que aquí estoy, con una sonda por 15 días, con los dolores de la cesárea, pero con mi hija vivas y felices las dos.

Así que no, el seguro en mi caso no fue una experiencia mala, todo lo contrario, me dieron a mi hija sana y viva, me trataron de maravilla, me siguen tratando de maravilla y todo ahorrándome mucho dinero que es directamente para cosas de mi hija J

En otra entrada contare varias historias que escuche ahí adentro de pacientes.

¿Cómo les fue a ustedes en la salud pública o sus partos?

firma

13015534_10153985230280498_6071008548411367460_n